Me quedé con su sonrisa de cal y esa pizca de luz que me hizo soñar de nuevo

El corazón tiene cuerdas que es mejor no hacer sonar. Charles Dickens.

domingo, 20 de enero de 2013

Página 65. Perdoname

Al llegar a la parte trasera me sentó en las escaleras que allí se encontraban, se acuclilló y me miró a los ojos. Podríais pensar que no cumplía mis palabras, que era bipolar o que simplemente no aprendía de mis errores, bien porque primero le quería con todos los poros de mi piel y luego le odiaba con todas mis fuerzas, pero quizás obviarais un detalle, si, le odiaba por todas las mentiras que me había regalado, por todos los desprecios y sobre todo porque no conseguía saber que parte era verdadera y cual falsa, sin embargo aunque lo odiase con todo mi ser era en ese preciso momento en el cual más lo estaba queriendo, pero no podía olvidarme de todo lo que me había hecho y me obligaba a ser dura con él.
Me cogió mis manos, que se mantenían frías, y me dijo:
-Escucha, ahora no puedes venirte abajo, no puedes dudar de lo que hiciste y dijiste aquella noche en el parking. Lo que ha pasado ahí arriba ha sido un punto a tu favor Alex, por fin te has empezado a dar cuenta de lo que tú eres capaz de hacer. No debes de tener miedo, porque ellos creen que sabes más de lo que realmente conoces, intenta descubrir ese poder que guardas ahí dentro y úsalo como creas y quieras, nadie es tu dueño, nadie puede decirte como debes hacerlo, eres más fuerte que todos ellos y lo saben. - hice ademán de interrumpirle pero con un leve chs lo evitó- hazme caso, hazlo por una vez en tu vida, aprovecha esos entrenamientos y se lista, puedes descubrir mucho más de ti. No pueden hacerte daño, ahora mismo eres lo más importante que tienen.
-Noam, no me des lecciones de ser fuerte y valiente, porque eres la persona más cobarde que he conocido en la vida.
-Lo sé.
-No, no lo sabes Noam, joder asume de una vez que te has equivocado por primera vez en tu vida, asume que esta vez no tienes la razón. Y que no sabes cómo lo vas a hacer, no tienes ni idea de nada. - Le miré con ojos endurecidos, miré a unos ojos derrotados.
-¿No me vas a perdonar nunca verdad?
-¿Y tú Noam? ¿Y tú cuando vas a entender que esto no es lo normal, tú me haces daño y yo te perdono? No Noam esto no es así, no ha sido una simple pelea de pareja porque tú y yo nunca hemos sido una pareja, no va a tener un final feliz, porque estamos aquí, estoy aquí sin saber qué hacer y tú sin embargo sigues también aquí, con ellos, no conmigo. Noam, no me importa parecer débil justo en tus narices, porque lo soy, porque te quiero y no sé si es lo peor que he llegado a sentir en mi vida. Querer a alguien que realmente no deberías de querer, quizás no estemos hechos el uno para el otro Noam, ¿cuantas señales más vamos a necesitar para entenderlo? Quizás debamos darlo por perdido. Porque yo ya no se en cuantos rincones más de ti buscar algo bueno, porque no lo encuentro, porque me has engañado, me dejaste sola cuando sabías toda la verdad y has dejado que me traigan aquí. No me digas que sientes algo porque terminaré creyéndote y no quiero volver a romperme en mil pedazos por ti. - y sabía que le estaba haciendo un daño horrible, cuando quitó sus manos de las mías como nunca lo había hecho. Me miró con unos ojos cristalinos y se marchó.
Era lo mejor, era lo mejor, era lo mejor. Me obligué a repetírmelo cien veces, era lo mejor, porque no iba a permitir que le hicieran daño por defenderme, y no había otra forma de hacerlo, tenía que hacerle creer que no le quería en mi vida, tenía que hacerle odiarme. Y eso solo acababa de empezar. Sin embargo, algo se cerró en mi corazón y es que por primera vez en todo aquel tiempo, entendí que le quería con todo el dolor de mi corazón.




2 comentarios:

  1. por eso tenemos que pensar muy bien las cosas antes de hacerlas!!.

    ResponderEliminar
  2. Aunque a veces hacemos las cosas sin pensar y terminamos arrepintiéndonos y aprendiendo de los errores.

    ResponderEliminar