Me quedé con su sonrisa de cal y esa pizca de luz que me hizo soñar de nuevo

El corazón tiene cuerdas que es mejor no hacer sonar. Charles Dickens.

domingo, 10 de octubre de 2010

Página 21. Día nuevo

Lo peor de todo no fue que no me hubiese dejado responderle, lo peor de todo fue que una sonrisa se asomó a mi cara dándole la razón a Noam.
El día pasó rápido y sin muchas cosas importantes, me dediqué principalmente a las tareas que habían mandado, terminar de poner mis cosas en la habitación y fantasear con Noam, más que nada lo último. No entendía porque estaba con los nervios a flor de piel, por qué miraba cada dos minutos por la ventana para ver si venia o porque me preocupaba tanto por lo que ponerme al día siguiente. Y estaba tan ilusionada con el próximo día… no quería pensar tanto en ello, porque no me quería llevar un chasco con Noam, aunque con él no se sabía nunca lo que pasaría al siguiente segundo, era imprevisible a más no poder. Mi madre llegó a casa a la tarde, le ayudé con unas cajas que acarreaba totalmente llenas de pinturas, paneles, lápices de todo tipo y muchas telas, de eso abundaban excesivamente. Las llevamos al ático y luego bajé para dejarla sola con su mundo, eso le encantaba. Me tendí en el césped con un cojín, mirando al cielo imaginando lo que podría significar mi salida con Noam, tenía tantas ganas. Pasaban las horas sin darme cuenta, yo sabía que todo el teatro de llevarnos mal le divertía, de hecho a mí también, pero Noam tenía algo diferente. Su seguridad me hacía ver las cosas tan claras… También tenía el poder de confundirme tanto y creo que estaba dispuesto a seguir haciéndolo con esos ojos suyos, parecían de otro mundo. Ansiaba tanto estar con él… También sabía que no podía apostarlo todo, era demasiado arriesgado y yo no era una chica arriesgada. Nunca lo había sido, quizás porque me daba tanto miedo la continuación de todo… Pero este día iba a ser diferente, le iba a dar al play del desinterés y me lo iba a pasar bien. Dejé de pensar en eso porque tenía la certeza de que me iba a dar dolor de cabeza.
Me levanté y fui a la cocina y cogí el bote del dinero para ‘urgencias’ ¡A la porra las urgencias¡ siempre estaba sola por lo que las urgencias siempre eran mías y me pedí una pizza , si iba a cenar sola, me lo iba a montar bien y no tenía dinero así que…!Era una urgencia¡ Tenía esta …no se ‘cosa’ en el estómago que me decía que era hora de saltarse mis propias normas y lo iba a hacer aunque eso simplemente significase tomar el dinero del bote. Quería ser feliz e iba a empezar por ganarme a Caly como mi mejor amiga y también me iba a ganar a Noam… me costaba asumirlo pero ME GUSTABA. Era imposible decir lo contrario de hecho no lo iba a hacer. ¿Qué me reñían? Pues vale, le iba a regalar la misma sonrisa jajaja ya era hora de dejar de lamentarme un poco y vivir este pequeño regalito que me habían dado, que apenas dura dos días y como dicen muchos, uno está lloviendo. Cené metida en un programa de humor, me senté en el suelo para comer y me reí, sola pero me reí. Me metí en la cama aún con mi sonrisa asomándose por mi cara, me quedé dormida al instante.
Esa mañana era diferente, uno de esos días que necesitas levantarte temprano. Lo hice, mi madre estaba todavía durmiendo, casi me tiro de cabeza a la bañera. Desde allí vi que el cielo estaba bastante despejado o eso me parecía a mí. Tardé unos 15 minutos en la ducha luego me salí y me sumergí en mi bufete libre de ropa. Lo malo era que no sabía que ponerme, no tenía ni una mínima idea. No hacía mucho frío así que cogí una camiseta gris de media manga con unos vaqueros claros bastante desgastados con unas tenis rosa. Me recogí el pelo, sabía que me quedaba mejor que el pelo suelto, tome mi bolso y metí el móvil y la cartera, aún con los restos del dinero de mi urgencia nocturna.
Me miré como unas trescientas veces al espejo y baje abajo, recé y recé para que mi madre le diese por levantarse tarde y que no me preguntase nada. No sabía si Noam quería que ella lo supiese o no. Pero creo que tanto rezar la despertó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario